close
DE EGIPTO A SUDÁN: LA AVENTURA DEL BARCO ASUÁN-WADI HALFA

DE EGIPTO A SUDÁN: LA AVENTURA DEL BARCO ASUÁN-WADI HALFA

Siempre me han gustado los viajes en barco. Son una aventura en sí.

Se está cerrando el primer capítulo de mi travesía africana… Gracias Egipto por los buenos momentos… De aquí a poco pisaré Sudán por primera vez. Estoy emocionada, orgullosa, un poco nerviosa y con muchas ganas de conocer este país. No tengo NINGUNA DUDA de que me va a ir todo muy bien!!!

Desde hace poco, la carretera y la frontera entre Egipto y Sudán están reabiertas a los turistas. Los viajeros extranjeros pueden comprar billetes y viajar en los autobuses de línea que salen de Asuán cada día sobre las 5h y las 8h de la mañana.

Pero a mi, me gustan los barcos, así que decido tomar el barco de Asuán a Wadi Halfa. Podría también pedalear todo el trayecto, pero debido a los numerosos controles de policía en la zona Sur de Asuán, prefiero no arriesgarme a llegar y estar bloqueada en algún momento.
En bici descarto también el bus para no tener que desmontarla y amontonarla entre las maletas y paquetes pesados en el techo del bus o peor, dentro del bus… No me fio. Además del rollo de deber pasar aduana en medio del trayecto cargando con todo… En el barco la tendré más controlada.

Puedes comprar el billete en el puerto directamente, ahora que hay autobuses, no suele estar tan lleno como antes, y los billetes se venden hasta el último minuto. Por si acaso, te recomiendo que lo compres en la pequeña oficina de la naviera (en marzo 2017 estaba abierta), cerca de la estación de tren, entre la oficina del ministerio de turismo y el hotel Marhaba. No está muy bien señalizada, pero hay un cartel escrito en árabe con un barco.

Oficina de la naviera en Asuán

El billete vale 250 EGP (marzo 2017), el barco sale todos los miércoles y domingos a las 12h. Tendrás que estar en el puerto sobre las 11h, aunque a esta hora hay poca gente. Siempre sale con retraso, salimos a las 18h30, para llegar al día siguiente sobre las 11h30. La travesía tarda unas 17h.

Llego pedaleando hasta el puerto, cerca de la Gran presa, son aproximadamente 16km de Asuán. Pero puedes llegar en tren o en bus local (2EGP). Delante de la puerta de entrada al muelle, ya puedo ver las montañas de paquetes que se forman a medida que llegan coches y camionetas. Algo que me parece incongruente: como un pasajero puede viajar con una lavadora? Entiendo rápido que la gran mayoría que las cosas que se cargan son para vender del otro lado de la frontera, en Wadi Halfa u otras ciudades de Sudán.

Montañas de paquetes

Paso el control de billetes, donde apuntan tus datos y verifican que tengas visado para Sudan, luego paso aduana y me hacen pagar una tasa de 40EGP (legal o no, quien sabe, el tipo me da un recibo, y parece cobrarle a todo el mundo igual..) pago una tasa para Scott, mi bici, 30EGP (cuánto tendrán que pagar para una lavadora?), y luego paso inmigración. Mi visado egipcio en principio tiene una validez de 30 días, pero según tengo entendido, hay 2 semanas de “margen” de cortesía. Yo me quedé 33 días y paso sin problemas. Me sellan el pasaporte de salida de Egipto, ya estoy en tierra de nadie por unas horas. Última comprobación de tus documentos y billetes antes de embarcar, además de volver a apuntar tus datos en una lista. Por lo menos sabrán quien hay en el barco si se hunde…
Dentro del barco, un oficial de la policía sudani se encargará de sellar los pasaportes antes de desembarcar mañana por la mañana.

Lista para embarcar!!!

Me instalo a bordo en la cubierta pero todavía es muy pronto. Van llegando más coches, furgonetas cargadas y la cubierta vacía se llena poco a poco de maletas, muebles, paquetes de todo tipo, piezas de coches, electrodomésticos, etc. Mi bici que he puesto en un lugar seguro detrás está rodeada de lavadoras, neveras, motos y hasta tuk tuks!!!

Cargando y cargando…
La cubierta antes…
y después…
Cargados!
Hasta motos y tuk tuks!!!

Por fin salimos, son las 18h30, se pone el sol sobre el lago Nasser…
Bajo un momento al “restaurante”, una sala con bancos y una persona para servirte. Pido comida y por 20EGP me sirven un plato bien lleno de frijoles, huevo frito, queso y pan! Nada malo! Es fácil hablar con la gente y hacerse amigos aunque la barrera del idioma limita siempre bastante.

Mi última puesta de sol en Egipto…

Subo a la cubierta, paso de dormir en medio de la gente, de los ronquidos, olores a pies, a sudor y en medio de los paquetes. Intento encontrar un pequeño rincón libre de muebles y maletas para instalar mi colchón inflable para dormir un poco. La noche está fresca pero con el saco de dormir no paso frío. El motor del barco hace un poco de ruido, pero no pasa nada… Estoy sola y tranquila, bajo un cielo lleno de estrellas en medio del lago Nasser! Como no, en medio de la noche, el capitán llama al rezo con su micrófono! Improvisan una sala de rezo cerca de la cabina del capitán, aunque a esta hora, poca gente se levanta!
Me despierto con las primeras luces del día, todavía estamos en Egipto.

Mi cama en el barco, entre paquetes y muebles!

El amanecer en medio del lago Nasser es mágico. Vamos muy poco a poco, apenas 20km/h. Sobre las 8h, pasamos por Abu Simbel, está lejos pero da la luz de la mañana sobre el templo y es muy bonito!

Amanecer en el lago Nasser
Amanecer en el lago Nasser
Abu Simbel desde el barco!
Abu Simbel desde el barco!

Calculo que sobre las 9h ya estamos en aguas Sudanis, en el lago Nubia (en Sudán es el mismo lago, pero ya no se llama Nasser).
Me llama un tipo de azul, un marino entiendo; me quiere ver el agente de policía Sudani. Verifica mi visado, pone el sello de entrada en mi pasaporte: bienvenida en Sudán!!!

Primeras vistas de Sudan!!!!

Por fin llegamos. Nos acercamos poco a poco de la tierra. Se ve desierto, y más desierto. Nada de vegetación, ni arboles ni arbustos. Llegamos en el embarcadero, en medio de la nada!

Llegada a Wadi Halfa, en medio del desierto!!!

Paciencia para el desembarque, mi bici está bien guardada detrás, tendré que esperar que se vacíe el barco de su mercancía para acceder a ella. No tengo prisa y me entretengo mirando el desfile de gente que ayuda a descargar el barco. Como hormiguitas, pasándose los paquetes.

Cojo todas mis cosas y desembarco tranquilamente. Aduana está a unos 500m al salir del puerto, hay mucha gente y es el follón para salir pero no se entretienen mucho con mi bici, tienen mucho que hacer con las montañas de maletas que se acumulan allí.

Ya empieza la aventura en Sudan!!!!

Descargando el barco en Wadi Halfa

EN BICI POR EGIPTO SOLA: PAUSA EN ASUÁN

YIBUTI, LA SENSACIÓN DE ESTAR EN EL “FIN DEL MUNDO”