close
SOMALILANDIA NO ES SOMALIA!!!

SOMALILANDIA NO ES SOMALIA!!!

Por su nombre, adivinamos dónde se puede ubicar Somalilandia en el mapa, pero es un país que muy pocas personas conocen. De hecho, es en realidad un país que no existe para la comunidad internacional. Somalilandia se autoproclamó independiente en 1991, después del final de la guerra civil en 1988, cuando las tropas somalíes fueron relegadas a lo que ahora son las fronteras de este estado “de facto”. Desafortunadamente, Somalilandia, al no ser reconocido a nivel internacional, tiene muchas dificultades, y solo puede confiar (casi) en sí mismo y en el dinero de la diáspora para sobrevivir. Vive en paz y el país sabe algo de estabilidad política, que ya es un gran éxito en comparación con el “resto” de Somalia (Puntlandia y Somalia). Las elecciones se estaban preparando durante mi estadía, y el partido electo “Kulmiye” afirma luchar por el reconocimiento del país a nivel internacional, con la ayuda de investores, los Emiratos Árabes Unidos entre ellos. Somalilandia, 55° estado de África???

Este país me sorprendió mucho y especialmente por la amabilidad y autenticidad de sus habitantes.

Playa de Berbera
monumento de la independencia en Hargeisa
paisaje desértico de Somalilandia

ALGUNOS DATOS

Población: 3,5 millones, el 45% de la población vive en la ciudad y el 55% son nómadas o seminómadas
Superficie: 137600 km2, baja densidad 25hab / km2
Capital: Hargeisa, cerca de 1.1 millones de habitantes, 1260m sobre el nivel del mar
Idioma: somalí (mismo alfabeto), árabe, inglés
Religión: islam
Independencia: declarada el 18 de mayo de 1991 (pero no reconocida) de Somalia (unificación de Somalilandia con la Somalia italiana después de la independencia del Reino Unido en 1960).
Curiosidad: población de dromedarios de alrededor de 5 millones, mucho más que habitantes. Sería el país con más dromedarios del mundo! Representa también la principal exportación.

SEGURIDAD EN SOMALILANDIA

Sé lo que piensas “Cómo es posible viajar a Somalilandia?”, “Debe ser peligroso”, etc.
Para ser vecinos de Somalia, o más precisamente Puntland, también semi-independiente, creemos que estaremos con terroristas en cada esquina, que incluso las personas pueden estar armadas, que corremos el riesgo de ser secuestrados o saltar en un ataque-bomba…
Como explico en la introducción, Somalilandia es independiente! Con sus fronteras, su policía, sus leyes, etc. No es un caos como en Somalia, SOMALILANDIA NO ES SOMALIA! Y pueden estar orgullosos de vivir en paz. Paz frágil? Francamente, no lo creo, no lo espero. Entonces parar de dejar correr su imaginación!
Las personas viven normalmente, van a rezar, van a trabajar, al mercado, no es un país en guerra, no hay armas o cascos azules o ejércitos en las calles, eso si, hay frecuentes controles de policía a la salida / entrada de los pueblos y cerca de las fronteras, por prudencia.
Me sentí segura en todo momento. Y es un destino que recomiendo!!!
Aún es necesaria una escolta para visitar el sitio de “Las Geel”, pero más como medida preventiva con los pocos turistas que vienen aquí que por un peligro real. Ver mi itinerario un poco más adelante.


MI EXPERIENCIA COMO MUJER VIAJANDO SOLA Y VESTIMENTA

Me sentí segura durante toda mi estancia y no tuve ningún problema con los lugareños. Para vestirse, es mejor cubrirse por respeto a la población al 99% musulmana. Un velo, una camisa o camiseta amplia de manga larga, sin escote, pantalones o idealmente falda. No se exige que lleves velo a la entrada del país, pero es más bien por respeto, por tu propio bienestar y para evitar miradas avergonzadas. Una vestimenta más ligera sería visto como una provocación.
La gente tiene curiosidad en la calle cuando caminas para saber lo que estás haciendo aquí. Al principio, algunos pueden ser un poco sospechosos, no es habitual ver a una turista mujer caminando sola, muchos piensan que soy periodista. Una vez que se aclara la duda, las miradas son inmediatamente más simpáticas.

Tomando el desayuno en Berbera

LOS LOCALES

La población local es acogedora, como explico antes, un poco sospechosa al principio “are you a journalist?” (“Eres periodista?”). Pero muy amigable en general.
Es una gran sorpresa al ver que muchos saben hablar inglés, ya sea porque lo aprendieron durante el período colonial (protectorado inglés hasta 1960), o porque algunos se fueron al extranjero a vivir, especialmente en Inglaterra (personas con dinero que huyeron durante los años de conflicto o como refugiados) y luego regresaron.
La separación entre hombres y mujeres no es tan estricta como en algunos países musulmanes, en los autobuses, por ejemplo, un hombre puede sentarse junto a una mujer aunque no sea suya. En las casas de té, sin embargo, hay solo o casi solo hombres y en algunos restaurantes, especialmente en las aldeas, una parte está reservada para mujeres y otra para hombres.

Niñas a la salida del cole
Arreglando teléfonos – Hargeisa

MI ITINERARIO

D1. DE DJIBOUTI A HARGEISA

Puedo viajar de Djibouti a Hargeisa sin escolta. El cruce de la frontera se realiza por la tarde / noche y el viaje de la frontera a Hargeisa, en el medio del desierto, por la noche. Para evitar el calor, todos los 4×4 que hacen el viaje generalmente salen a las 19h del pequeño pueblo fronterizo de Loyaada.

En la ciudad de Djibouti, encuentro un camión en avenida 26 que me deja a la frontera de Djibouti (ver el artículo sobre Djibouti para más detalles), y luego paso el control de inmigración de Djibouti, camino los 500 metros entre los dos puestos fronterizos y llego a Somalilandia. Reconozco la bandera flotando en el aire con orgullo.
El puesto fronterizo es muy pequeño, es un obsequio de los japoneses, hay pegatinas en todas partes… El funcionario de inmigración, que no habla ni una palabra de inglés, examina mi pasaporte y especialmente mi visado emitido en Londres. Tengo dudas ahora sobre su autenticidad. Estoy un poco nerviosa, pero mantengo la calma y tengo confianza. Él me pide el recibo del pago del visado. Por suerte lo guardé a mano con mis documentos importantes. Él mira y vuelve a mirar peroacaba sellando mi pasaporte. Uf. A la salida de la pequeña oficina, otro tipo pide mi pasaporte para anotar mi entrada en un registro. Él habla un inglés correcto. “Bienvenida a Somalilandia”!!! Detrás, la puesta de sol es preciosa.
País nuevo para mi (el número 103), hacía tiempo que quería venir!!!

Justo a la salida del puesto fronterizo, está la pequeña aldea de Loyaada, muerta en este momento. Muchas tiendas de bebidas, restaurantes, algunos todavía están abiertos. Reconozco al conductor que me llevará a Hargeisa con el resto de los pasajeros, ya estábamos juntos en el camión de Djibouti a la frontera. Espero que haya descansado bien, nos esperan al menos 12 horas de camino de noche!
Espero con otros pasajeros que sean las 19h para la salida y aprovecho para cambiar dinero con unas mujeres que están sentadas en el medio de la pista cerca de los vehículos aparcados. El cambio es bueno, 1 usd = 10000 som. Para mi corta estancia, solo cambio 50 usd: comidas, transporte, compras pequeñas y el hotel que también se puede pagar en usd.

Nos vamos en hora, a las 19h05! El viaje se realiza de noche para evitar el calor. Por la noche, a principios de noviembre, la temperatura es agradable. En un gran 4×4, 2 pasajeros detrás, conmigo 3, y un hombre en frente. En la última fila de asientos, están amontonadas cajas de cartón, las mismas que hay en el techo! Si el viaje es en 4×4 y no en autobús, la carretera debe estar muy mal…
Lo entiendo rápido! De hecho, no es una carretera sino una pista, en el medio del desierto. Eso parece el París-Dakar!!! Si pensé que sería difícil dormir por la falta de comodidad, especialmente por el espacio para las piernas (y las mías son pequeñas), con las sacudidas del vehículo, es definitivamente impensable!

4X4 de la frontera a Hargeisa

Desde la frontera, en el espacio de unos pocos kilómetros, pasamos varios “controles” de policía: una simple cuerda como barrera en el medio de la pista y un soldado armado que apenas mira dentro del vehículo.
De vez en cuando, me quedo dormida y el resto del tiempo, miro el paisaje iluminado por la media luna: un desierto salpicado de algunos arbustos y acacias. La pista es realmente terrible. Nos quedamos estancados en la arena varias veces, pero el conductor está acostumbrado y se nota, en nada, ya estamos de nuevo en marcha.
Atravesamos pequeños pueblos a lo largo del camino, generalmente son solo algunas casas con paredes de láminas de aluminio. Algunas cabras o dromedarios a veces caminan en el medio de las casas.
Al amanecer, pero aún en el medio del desierto, vemos las primeras casas con techos de aluminio de Hargeisa. La pista se convierte en carretera asfaltada solo en las principales calles de la capital. Después de las casas, cada vez más edificios antes de entrar realmente a la ciudad.

Llegamos a las 7h, 12h de viaje. Al ver el estado de la pista en los 500km que separa la capital de la frontera de Djibouti, es poco tiempo! Le doy las gracias al conductor!

El 4×4 nos deja al norte del centro de la ciudad, un taxi me cuesta 3 USD o 30000 som para llegar al hotel Oriental, donde me alojaré 2 noches. El hotel lleva bien su nombre: la decoración, además de recordar los años 60, podría ser de China o Japón. Principalmente aloja a empresarios locales o expatriados somalíes que regresan para una estadía en el país. Encuentro aquí un somalí-suizo que habla francés a la perfección! Él está aquí por unos días por negocios y visitando a su familia que vive en una remota aldea del norte.

Me tomo el tiempo para descansar un poco después de toda la noche sin dormir.

Luego paso el resto del día caminando por la ciudad: el gran mercado, que comienza justo a los pies del hotel, el memorial de la Guerra Civil, que podemos ver desde la distancia, en la avenida más importante de la ciudad: avenida de la independencia. La parte superior del monumento es en realidad un avión de combate, del ejército somalí, se estalló aquí al final de la guerra en 1988. En el monumento se representan escenas de la guerra civil, guerra que destruyó casi el 80% de la ciudad . Hargeisa fue reconstruida casi en su totalidad en 1991, de ahí su aspecto moderno y relativamente nuevo para una ciudad africana.
Al pie del monumento, me sento un momento en una de las sillas de plástico colocadas aquí y allá. En el medio, un chico prepara los tés en un pequeño puesto. Mi primer té somali, pero incluso pidiendo “chuahia zucar” (“poco azúcar”), todavía tiene una buena dosis de azucar! En Somaliland se toma el té a todas horas, y aunque da un poco de reparo al principio sentarse sola en medio de tantos hombres, es un buen lugar para charlar con los locales. El alcohol está prohibido como en algunos países de mayoría musulmana.

Memorial de la guerra civil – Hargeisa
memorial de la guerra civil – Hargeisa
Vendedoras de leche, mercado – Hargeisa
Calles de Hargeisa y sus restaurantes
mezquita en el centro de Hargeisa

Regreso al hotel para cenar, prefiero no salir sola por la noche y, de todos modos, los platos preparados en el hotel son muy buenos, aunque más caros que en un restaurante local.

Mientras ceno, de repente se presenta delante mío un chico sueco, Magnus. Estoy sorprendida de encontrarme con otro extranjero, turista como yo. Digo sorprendida sí porque no esperaba encontrar otros viajeros en Somalilandia! Hablamos un poco. Él también quiere ir a Las Geel, así que perfecto, podremos ir juntos y compartir el precio de alquiler (obligatorio) del coche con conductor-guía y escolta militar. Iremos mañana jueves. Lo organizamos enseguida porque pasado mañana viernes es fin de semana, es más difícil encontrar a un conductor y escolta.

Me despiertan varias veces las llamadas a la oración, la mezquita está justo en frente de mi habitación. Me gusta oirla, siempre es muy exótico!!!

D2. LAS GEEL – HARGEISA

Para ir a Las Geel, Magnus y yo reservamos el día anterior con el hotel Oriental, donde estamos alojados y también donde conocí a Magnus, viajero sueco. Afortunadamente somos dos para compartir gastos porque el viaje es muy caro: 110 usd para el alquiler del vehículo con conductor-guía y escolta militar (obligatorio), y entrada 25usd en el sitio por persona, o sea que a dos, son todavía 80 usd por persona… mi presupuesto de 10eur al día se ha excedido bastante… Pero no tengo dudas de que vale la pena!
Si quieres ir y el hotel ya no organiza esta excursión, es posible ponerse en contacto directamente con el Ministerio de Turismo de Hargeisa, quien encontrará el vehículo, conductor guía y escolta por el mismo precio.
No es posible llegar en transporte público, es necesario un vehículo privado. La carretera principal Hargeisa-Berbera pasa a 6 km, pero por razones de seguridad, no es posible caminar los últimos km. Bueno, eso es lo que dicen… El tour en total dura medio día largo, mejor evitar el calor del medio día.

Hemos quedado en el hotel a las 8h. Salimos en hora. Para llegar a Las Geel, ubicado a 50 km Hargeisa, tardamos 1h15, 50 km de carretera asfaltada en mal estado (muchos baches) y luego 6 km de pista peor todavía, con baches y piedras grandes.

Casa de camino a Las Geel
Dromedarios de camino a Las Geel

Las Geel, “donde beben los dromedarios” en somalí, es un lugar increíble. Como lo indica el nombre, el lugar estaba ubicado en la confluencia de dos ríos y albergaba rebaños de ganado así como animales salvajes. Es una de las únicas atracciones turísticas en Somalilandia y un lugar único en África. El sitio fue “descubierto” en 2002, aunque los lugareños lo conocían de hace más tiempo! No venían aquí, sin embargo, porque se dice que las pinturas eran obra de espíritus malignos. Se conoce poco todavía y hasta ahora es un lugar poco estudiado. Consiste en una serie de paredes y cuevas de diferentes tamaños y alturas, conectadas entre sí por un pequeño sendero. Las pinturas son espléndidas, fueron dibujadas en el Neolítico, hace aproximadamente de 10000 a 6000 años! Aún están en buen estado de conservación por el clima seco de la región.
La visita se realiza tranquilamente en 2 horas. Situado en el medio del desierto en un pequeño promontorio rocoso, hay una magnífica vista de los alrededores.

Las figuras más comunes en las pinturas son las del ganado, que se distinguen claramente, pero hay hombres y mujeres, perros, jirafas y elefantes que poblaban la zona.
Sin embargo, el sitio corre peligro. Si no hay esfuerzos de conservación, las rocas pueden derrumbarse. En algunos lugares, podemos ver nidos de pájaros que ya dañaron algunas paredes. Las pisadas que levantan el polvo y la respiración de los visitantes también hacen que las pinturas sean más frágiles.

Visitamos el pequeño museo: una sala con algunos paneles explicativos del sitio en inglés. Luego caminamos hacia las cuevas y las rocas. Ya hace calor. No caminamos mucho para alcanzar la primera cueva, unos pocos metros y una docena de escaleras. Es impresionante el número de figuras pintadas aquí: mujeres bailando, hombres con sus perros (escenas de caza), ganado, un hombre con las dos manos de cinco dedos cuidadosamente detallados, e incluso elefantes que antes habitaban la región .
Luego visitamos las siguientes paredes rocosas, separadas de unos pocos metros por un pequeño sendero. La vista del paisaje es espectácular!

Regresamos a Hargeisa a principios de la tarde.

Pinturas de Las Geel
Ganado apareandose
Pinturas Las Geel
Pinturas Las Geel
Jirafas, pinturas de las Geel
Paisaje desde las cuevas
con escolta en Las Geel
Las cuevas de Las Geel

D3. HARGEISA- BERBERA

Con Magnus, nos vamos esta mañana para el mercado de ganado. Es viernes hoy, así que la actividad no es tan intensa. Vamos en taxi porque está un poco lejos del centro de la ciudad. Es un lugar interesante para hablar con los lugareños. Hay principalmente dromedarios, cabras, ovejas y algunas vacas. La ganadería es la primera exportación de Somalilandia, principalmente a la Peninsúla Arabe. El país tiene más de 5 millones de dromedarios, más que habitantes!

dromedarios en el mercado de Hargeisa

mercado de ganado, Hargeisa
mercado de ganado Hargeisa

Regresamos a la ciudad y partimos hacia Berbera, a 3 horas de camino. Tenemos suerte de que el autobús esté casi lleno cuando llegamos a la parada, en el centro de la ciudad. 30000 som, o 3usd. La carretera está en mal estado los primeros 70 km, asfaltada pero con enormes baches. Luego mejora, fue renovada hace poco.
Nos quedamos en un hotel local en Berbera, 7 usd por una habitación pequeña con baño compartido y wifi.
Comemos en el restaurante cerca del pequeño puerto, el pescado es excelente y fresco! La ciudad está adormida por el calor, así que nos dirigimos a la playa. Buena elección porque es muy popular entre los lugareños los fines de semana, especialmente entre los jóvenes. Las mujeres se bañan completamente vestidas. Nos sentamos en la arena y grupos de jovenes, muy curiosos, se acercan para charlar. Las chicas también. Nos encontramos con varios grupos de jóvenes, muy agradables! La playa es amplia y se extiende por varios kilómetros. El agua está caliente, desafortunadamente, no me puedo bañar, podría pero vestida, no es muy agradable…

Playa de Berbera, es viernes y vemos hasta un chico en traje jajaja
chicas en la playa
mujeres bañandose en la playa de Berbera

D4. BERBERA-HARGEISA

Aprovecho la mañana para caminar por las polvorientas calles de la ciudad de Berbera. Magnus ya se ha ido, debe volar esta tarde desde Hargeisa. Parece un pueblo: pequeñas mezquitas, casas bajas, calles sin asfaltar donde las cabras se pasean tranquilamente. Me paro a tomar el té y “laxoox”, una especie de pan con miel. Las moscas dan vueltas pero no se quedan pegadas, uf!
Luego es la salida de la escuela. Me encuentro con muchas chicas con uniformes verdes. Al principio, son bastante tímidas, sobre todo por la imposibilidad de comunicar en el mismo idioma, pero siento cierta curiosidad.
La escuela en Somalilandia es la escuela coránica, basada en la enseñanza del Corán y, por lo tanto, en árabe (y somalí).

A la tarde, tomo el autobús a Hargeisa y regreso al hotel Oriental para mi última noche.

calles de Berbera
casas de Berbera
pequeña mezquita de Berbera
puerto con algún barco hundido
calles tranquilas de Berbera
casas de Berbera

D5. HARGEISA-ETIOPÍA

Último día en Somalilandia, pero no quiero volver a Etiopía. La gente es muy agradable aquí…
Después del desayuno, voy a dar la última vuelta al mercado y tomo el autobús hasta la frontera, cuya parada está a dos calles del centro.
Los autobuses salen regularmente por la mañana, menos por la tarde. Salgo a las 12h y pago 35000som (3.5usd). Para hacer 90 km, tardamos aproximadamente 3h… Paramos regularmente, y en el último cruce antes de llegar a la frontera, esperamos otro autobús. Por qué? Misterio… esta vez, nadie habla inglés y me lo puede explicar.
Llegamos al pueblo fronterizo de Wajaale y, curiosamente, el control de pasaportes se realiza antes de entrar en el pueblo. Así que tengo mi pasaporte sellado, llego al final del pueblo lleno de tiendas y mercados con el autobús y ya veo la bandera etíope al otro lado del puente. Es con nostalgia que me voy de Somalilandia y ya sé que la “jungla” me espera al otro lado de la frontera…

calles de Hargeisa
casas de camino a la frontera
De camino a la frontera, vendedor de khat

DETALLES PRÁCTICOS

VISA

Ningún visado está emitido en las fronteras o en el aeropuerto! Es imprescindible obtenerlo por adelantado!
En Europa, el único lugar para obtener un visado para Somalilandia es en Londres. De lo contrario, es muy fácil conseguirlo en Addis Abeba o Djibouti. Aquí te dejo algunos detalles prácticos. El más barato, a día de hoy (noviembre de 2017), es solicitarlo en Djibouti si haces el circuito Etiopía-Djibouti-Somalilandia.

EN LONDRES

La dirección: 234 Whitechapel Rd, Whitechapel, Londres E11BJ
www.somaliland-mission.com
contact@somaliland-mission.com

No dudes en enviarles un correo electrónico, recibí una respuesta en 2 días! Increíble!
Para el visado, puedes enviar tu pasaporte. Aprovecho de estar en Londres para ir directamente.
No hay ningún cartel afuera ni bandera ni placa, nada que indique la embajada. Y nadie en el vecindario sabe dónde está. Entro en el 234 Whitechapel Street. En realidad, es un conjunto de oficinas de varias compañías, y la oficina de la misión de Somalilandia está en el sótano. Solo un pequeño papel está pegado en la pared. Varios empleados trabajan aquí. Uno de ellos me recibe de inmediato, me hace completar un formulario y luego me pide una foto, mi pasaporte y 30 GBP en efectivo. Prepara la pegatina que pega en mi pasaporte y listo!
El visado es válido para una sola entrada, por una estancía de 3 meses, a partir de la fecha de emisión (y no de entrada). No lo solicites 6 meses antes de la fecha del viaje, de lo contrario ya no será válido…

EN ADDIS

La Misión de Somalilandia se encuentra al lado de la Embajada de Malawi. Especifico porque ha cambiado de lugar varias veces y no está actualizado en maps.me por ejemplo (2 lugares incorrectos en los mapas).
Está cerca del aeropuerto, en una calle perpendicular a Cameroon St, cerca de la gran iglesia de St Medhanialem y del hotel Bole Ambassador. La embajada de Malawi si aparece en los mapas.
La misión está abierta de lunes a viernes a partir de las 9h (tocar a la puerta). Ve por la mañana y recuperas tu pasaporte a partir de las 13h.
Necesitarás:
Pasaporte válido por más de 6 meses
100 usd (más caro que en Londres…)
1 foto de identidad
el formulario que te dan rellenado

EN YIBUTI

Indicado en maps.me. Situado al lado de la embajada de Etiopía, en una calle tranquila en el distrito Plateau du Serpent.
Abierto de domingo a jueves de 8h a 14h y entregan el visado en 24h.
Necesitas:
el formulario que te dan rellenado
pasaporte válido por al menos 6 meses
1 foto
5600 francos de Yibuti (aproximadamente 28 euros)

CLIMA

La mejor temporada para ir a Somalilandia es en invierno, de noviembre a marzo. Hace calor todo el año, más de mayo a octubre. Hargeisa está a 1260m de altitud, es un poco más fresco que en la costa.
La temporada de lluvias es en primavera de abril a junio y en otoño de octubre a noviembre.
El paisaje es desértico, hay muchas acacias, aún verdes en noviembre, y algunos campos (maíz) en el sur, cerca de la frontera con Etiopía. Me sorprende ver el lecho de los ríos seco después de la temporada de lluvias. El acceso al agua sigue siendo un gran problema en Somalilandia, en los pueblos sobre todo, donde los habitantes tienen que caminar kilómetros antes de encontrar una fuente de agua (subterránea).

paisaje desertico de Somalilandia

MONEDA Y CAMBIO

Somalilandia tiene su propia moneda: el shilling de Somaliland, 1usd = 10000 som, el billete más grande es de 5000, si cambias 50usd, acabas con un fajo de 100 billetes!
Cambiar en Hargeisa es muy fácil, verás los puestos y los fajos de billetes cerca del mercado en el centro de la ciudad. Aceptan dólares y algunos euros (1eur = 11000 som).
En la frontera viniendo de Djibouti, en la calle te ofrecen el mismo tipo de cambio. En la ciudad de Djibouti, avenida 26, por otro lado, me ofrecen sólo 8000 som por 1usd.
No hay cajero automático, y no se acepta tarjeta de crédito, todas las transacciones se realizan en efectivo en Somalilandia, la moneda como el país no está reconocida a nivel internacional.
Se aceptan dolares en todas partes, pero para pagar pequeños gastos, es mejor cambiar.
Si te dan el cambio en dólares, verifica que los billetes estén en buen estado, de lo contrario, puedes tener problemas para utilizarlos o cambiarlos en otros países.

cambio de dinero en uno de los puestos del mercado a Hargeisa

PRECIOS

Somalilandia es un país relativamente barato. Ejemplos de precios:

té en la calle: 2000 som
plato de spaguettis 10000 som en un restaurante local, 30000 en un hotel
zumo en un restaurante local 5000 som, 10000 en un hotel
pescado en Barbera: 10000 som o 1 dollar, vendedores ambulantes, en un restaurante de 5 usd
snacks 5000 som
botella de agua grande: 4000 som
Habitación en Hargeisa: 10 usd de lo más barato, 15 usd en el hotel Oriental, en el centro de la ciudad, limpio y wifi que funciona bien.
Habitación en Barbera: 7 usd con baños compartidos, wifi. Varios hoteles en la ciudad con precios variables según la calidad.
Excursión a las Geel: 110usd para el coche, guía y escolta (para compartir entre el número de viajeros) y 25 usd para la entrada por persona.
Taxi: 3 USD o 30000 som en el centro de la ciudad
Autobús Hargeisa – Berbera: 30000 som o 3 usd
Autobús Hargeisa – Wajaale (frontera con Etiopía): 35000 som
Frutas y verduras caras porque son importadas. Veo algunos campos en el sur del país, pero el resto es desierto. 1 naranja = 3500 som

PASOS FRONTERIZOS

YIBUTI – HARGEISA

Paso fronterizo en Loyada. En Djibouti, no hay pueblo al lado del puesto de inmigración, pero del lado de Somalilandia, hay pequeñas tiendas y restaurantes locales. El vehículo de Yibuti te deja frente a la pequeña oficina de inmigración, y una vez que el pasaporte está sellado, tienes que caminar unos 500 metros entre ambos países. El puesto de Somalilandia es aún más pequeño y justo después, encontramos restaurantes y los 4×4. Los puestos fronterizos están cerrados por la noche, a partir de las 18h.
Desde Loyada, se tarda 12 horas en llegar a Hargeisa, por una pista en el desierto. Los 4×4 hacen el viaje todos los días, en la noche, salen a las 19h para evitar el calor. No es necesaria una escolta para extranjeros.
Posibilidad de cambiar dinero en Djibouti, avenida 26, pero es mejor esperar de estar en la frontera, el cambio es más interesante.

HARGEISA-JIJIGA ETIOPÍA

La frontera Somalilandia-Etiopía está en Wajaale, un pueblo bastante activo, se nota que hay mucho paso. Parece más grande del lado somalí que etiope, con muchas tiendas y un mercado. Posibilidad de cambiar dinero en ambos lados.
El autobús de Hargeisa te deja en la entrada de la ciudad, donde se encuentra el puesto de inmigración, vuelves a subir al autobús y te deja en el centro, unos pocos kilómetros más adelante. Para llegar a Etiopía, la barrera, una cuerda en medio de la calle, está a poca distancia caminando.
Una vez que hayas pasado a Etiopía, tienes que tomar un tuk tuk “bajaj” (10 birr) para ir a la caótica estación de autobuses a la salida de la ciudad.

YIBUTI, LA SENSACIÓN DE ESTAR EN EL “FIN DEL MUNDO”

VIAJE LARGO EN BICI: CONSEJOS