close
SUDÁN EN BICI: ITINERARIO Y FOTOS DE UN MARAVILLOSO PAÍS

SUDÁN EN BICI: ITINERARIO Y FOTOS DE UN MARAVILLOSO PAÍS

En el barco desde Asuán, ya veo las tierras de Sudán y lo que también imaginaba: el desierto!
Pedalear en Sudan es una aventura extra ordinaria, en el medio de la nada… Pero la gente es hospitalaria como ningún otro pueblo y llena el corazón y la cabeza de bonitos recuerdos. Los primeros kilometros son especialmente duros: desierto y más desierto, sólo veo animales muertos, arrojados por los camiones de ganado. Me hacen una triste compañía…

Mercancía importada con el barco desde Egipto destinada a las tiendas y mercados de todo Sudan, los productos estrella: la nevera y la lavadora!
Sola en el desierto

Animal muerto tirado aquí por algún camión de ganado…

Arena, rocas, piedras, el silencio es absoluto. Solo unos pocos camiones pitan al verme y me saludan con grandes gestos de la mano! Me paso la noche en una pequeña cabaña, donde me sorprendió ver pasar varias personas de la aldea más cercana, a 7km, para esperar aquí antes de tomar algún transporte público seguramente. Y más adelante no me esperaba tampoco encontrarme todo un pueblo efímera de buscadores de oro!

El hombre de la cabaña intentando arreglar una vieja tele…
Buscadores de oro
Buscando oro
Buscador de oro

Luego llego a las orillas del Nilo y su franja de vegetación… Es reconfortante ver que »algo vive» en algún lugar en el medio del desierto! Al lado del Nilo, los pueblos están más cerca los unos de los otros y puedo encontrar fácilmente pequeños restaurantes locales, hoteles básicos o la casa de una familia para alojarme.

Alguna casa de vez en cuando…
«El Beer» pero nada de cerveza…
Abejaruco cerca sel Nilo
El Nilo y su franja verde!
Atardecer en el Nilo

Isla de Sai, Sudan

Hospitalidad sudanesa

Decido seguir el Nilo hasta Karima, aunque a veces la carretera se aleja de algunos kilómetros de distancia. Puedo visitar de camino algunos vestigios de templos y pirámides, abandonados en el desierto.

Tierra hostil…
Invitada para comer…

Templo de Soleb

Templo de Soleb
Soleb al atardecer
Carretera a Sesi
Vista del Nilo desde la colina de Sesi
Ruinas del templo de Sedeinga
Cruzo el Nilo para seguir en la carretera del otro lado
Ciudad jardin de Kerma, que contraste!
Niños en bici super tuneadas!
Ruinas de la ciudad antigua de Kerma
Noche en una lokhanda, hotel basico en Sudan, donde la gente suele dormir en una zona comun al aire libre. En algunos lugares me deniegan el acceso por ser mujer (una mujer no puede en principio compartir un espacio para dormir con hombres)

Llego a Dongola, una de las ciudades más grandes entre la frontera y Karima, al castillo de Al Kandaq y a las ruinas de Old Dongola, ciudad medieval ahora abandonada, fundada como fortaleza en el siglo 5. Ocupada hasta el siglo 17, fue la residencia de los reyes Makurian.

Tienda en Sudan
Templo de Kawa, supuestamente por aqui.. pero no lo encuentro..
Mujeres
View from Al Kandaq castle
Castillo de Al Kandaq
Acampada a orilla del Nilo a Al Kandaq
Mezquita en el medio del desierto, yo que pensaba que era un restaurante…
Camino a Old Dongola
Cementerio de Old Dongola
Ruinas de la ciudad antigua de Old Dongola
Ruinas de una iglesia de Old Dongola (siglo 7)
Fortaleza de Old Dongola
Acampada en Old Dongola

La carretera sigue el Nilo todavía pero no lo parece… estoy en medio del desierto en una carretera espectacular pero también muy hostil y pedaleando viento a contra…

Un cartel anuncia un pueblo… pero veo solo arena.. y desierto!
Y algún dromedario
Un arból de vez en cuando…
Noche en el desierto
Parada de autobus en Sudan..
En casa de una familia en el Kurro, día de descanso cerca del Nilo
Cocinando con la familia
Cena sudanesa: ful, falafel, ensalada, pan, yogur y crepes!

Llego a Karima acalorada pero ya veo el Jebel Barkal delante mio y las pirámides, como si de un decor de cine se tratara… En medio del desierto, sin barreras ni guardia… cualquiera se podría llevar las piedras a su casa..

Piramides del Jebel Barkal, Karima
Piramides de Karima
Atardecer en el Jebel Barkal
Vista del Jebel Barkal, Karima
Mercado de Karima, producto estrella: la cebolla!
Pueblo de Nuri
Piramides de Nuri, cerca de Karima

Desde Karima más al norte, la pista ya no está en buenas condiciones para seguir el Nilo, entonces tengo que cruzar el desierto por la carretera a la ciudad de Atbara: 300 km de tierra hostil sin vegetación, ni siquiera un arbusto, casas abandonadas… Sólo unos beduinos nómadas viven allí en unas condiciones miserables, criando algunas cabras y dromedarios.

Casas abandonadas
Sola!
Beduino con su rebaño en medio del desierto
En casa de los beduinos!
Noche con los beduinos
En medio de la nada..
Chabola de los beduinos
Uno de los unicos arboles en esta zona del desierto, puedo descansar un poco y protegerme del sol y del calor!
Mercado de Atbara!!! Color, gente, agua, fruta y verdura: un placer despues dr tantos días pedaleando en medio del desierto!!!

Antes de llegar a la capital, me paro a las famosas pirámides de Méroe, motivo de un viaje a Sudán: el sitio más conocido del país, y apenas reciben unos pocos visitantes al día! Me gusta tener el sitio para mi sola y tener la sensación de estar en un lugar remoto y reservado a los pocos aventureros que se atreven a llegar hasta aquí.

Pausa desayuno en el camino
Amanecer en las piramides de Meroe
Pyramides de Meroe
En bici a Meroe
Piramides de Méroe
Parada en un aire de descanso en la carretera a Jartum
Los sudaneses, siempre acogedores y simpáticos!!!

Aprovecho de estar en la capital, Jartum, para descansar, acogida en la agradable familia de Sara, conocida en Barcelona. También visito la ciudad y aprovecho la oportunidad para solicitar mi visa para Etiopía. Voy a Omdurman, para dar un paseo en su famoso zoco, uno de los más grandes de África, y disfrutar del espectáculo de los derviches el viernes.

Vendedor de hielo en Sudan…. hay que ir rapido para hacer dinero… lol
Artesanos esperando en la calle del mercado que alguien les contraten
Mujer del té, Sudan
Peluquero en el suq de Omdurman
Mezquita a la hora de rezar un viernes, Omdurman
Los derviches en Omdurman

Los últimos días en Sudán están marcados por un calor espantoso, incluso por la noche el termómetro no baja de los 40 grados! Me paro en las horas más calurosas del día, después del almuerzo. Dejé el Nilo en la gran ciudad de Wad Madani, la vegetación está más quemada y las aldeas escasean. La carretera sigue transitada debido al comercio con Etiopía, el próximo país que cruzaré. En Qallabat, el pueblo fronterizo, tengo la nostalgia de dejar un país tan acogedor. Sé muy bien que Etiopía será diferente…

Casas de té, previstas para el descanso del viajero, aqui pasan muchos camiones y autobuses
Pedaleando en plena calor…
Restaurante local!
Restaurante local, buena comida y un poco de descanso!
Pueblo y en medio, jarra con agua a la sombra del unico arbol…
Dromedarios
Un beduino sacandome una foto, no sé quien tiene más curiosidad…
Pinchazo en medio de la nada…
Mezquita en Gedaref, ultima ciudad antes de la frontera
Ultimo té con los simpaticos sudaneses antes de cruzar la frontera… que buenos momentos!

SUDÁN EN BICI: UNA BONITA AVENTURA

MAPA DE CAIRO A LA CIUDAD DEL CABO SOLA EN BICI